¿En qué consiste la energía de la biomasa?

¿En qué consiste la energía de la biomasa?

La energía de la biomasa consiste básicamente en la extracción de energía mediante la quema de materia orgánica. Cada vez más este tipo de energía aumenta su popularidad, y no es para menos, puesto que el combustible biológico se puede aprovechar de forma directa. Sin embargo, al hablar de combustibles biológicos, no hablamos únicamente de la madera, especialmente porque la biomasa aprovecha cualquier basura o desechos. 

Parte de la madera que se usa para producir la biomasa son desechos o restos de la explotación de madera para otros fines, lo que hace que todo se pueda aprovechar de manera eficiente. También se utilizan todo tipo de elementos provenientes de los cultivos, lo que hace que los desechos de los mismos se puedan aprovechar para la generación eficiente de energía, reduciendo así el impacto medioambiental.

Esta energía se puede utilizar tanto a nivel industrial como para la calefacción del hogar mediante estufas de pellets. Estos pellets están elaborados con desechos de madera, y son más eficientes que la madera tradicional, en especial porque generan un menor grado de residuos, lo que permitirá tener una combustión mucho más eficiente.

Técnicamente estamos hablando de una energía renovable, la cual se puede sustituir fácilmente con nuevos cultivos, algunos de ellos como la caña de azúcar o el cáñamo. Estos permiten la obtención de biomasa por las propiedades ideales para la quema y fabricación de biocombustibles.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que la energía de la biomasa se caracteriza por ser una energía de menos emisiones. Se dice que es neutra en CO2, esto no quiere decir que no lo genere, sino que se liberará el CO2 que estaba atrapado en las plantas a lo largo de su vida, siendo un combustible que reduce radicalmente las emisiones tóxicas a la atmósfera. No obstante, se ha visto relegada por la energía eólica y la energía solar, que son mucho más limpias y baratas.

Esta energía se utiliza para producir calor y, en algunos casos, también electricidad. Además, las cenizas de la combustión pueden ser empleadas como abono. Pero, aunque la energía de la biomasa consiste aprovechar la materia orgánica, no hay que olvidar que se debe obtener de forma controlada y sostenible.

Author: TELNOR

942 381 386